CCOO Enseñanza Aragón declara el Estado de Alarma Educativa

  • Ante la propuesta del Plan de Contingencia para el próximo curso escolar 2020-21, CCOO ENSEÑANZA ARAGÓN nos vemos en la obligación de declarar un Estado de Alarma Educativa en nuestra Comunidad.
  • Envía un email a los/as responsables del Departamento de Educación solicitando la negociación del Plan de Contingencia con los representantes de los trabajadores (ver en el interior)
  • Cronograma de con las más de 40 acciones realizadas por CCOO Enseñanza Aragón desde el inicio de la Pandemia COVID19 (ver en el interior)

28/06/2020.
Alarma Educativa

Alarma Educativa

Envía un email a los/as responsables del Departamento de Educación solicitando la negociación del Plan de Contingencia con los representantes de los/as trabajadores/as

Cronograma de con las más de 40 acciones realizadas por CCOO Enseñanza Aragón desde el inicio de la Pandemia COVID19

Comparte las imágenes en redes sociales

Ante la propuesta del Plan de Contingencia para el próximo curso escolar 2020-21, presentada por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón, CCOO ENSEÑANZA ARAGÓN nos vemos en la obligación de declarar un Estado de Alarma Educativa en nuestra Comunidad.

La propuesta del Plan de Contingencia simplemente se limita a establecer nueva terminología para designar medidas que no suponen ninguna mejora significativa a nivel organizativo y que por supuesto no implica ninguna mejora en la dotación de recursos a los centros educativos.

Este plan no ha sido consensuado ni se han tenido en cuenta las aportaciones de los diferentes agentes de la comunidad educativa. Consideramos que con esta propuesta no se garantiza una vuelta segura a las aulas en septiembre y que no contempla ningún tipo de criterio pedagógico y emocional, que es fundamental en cualquier proceso educativo.

El Departamento se escuda en criterios económicos para no realizar las inversiones necesarias que permitan tomar medidas que garanticen la seguridad que nuestro alumnado necesitará en la Nueva Normalidad (bajada de ratios, aumento de plantilla, planificación de espacios, dotación de material...), sin embargo, próximamente se va a recibir dinero desde el Gobierno del Estado para hacer efectivas medidas en este sentido en el ámbito educativo.

La propuesta del Departamento de Educación traslada la responsabilidad que debiera asumir, en cuanto a la gestión de esta situación, a las direcciones de los centros y al propio profesorado. Con ello se les adjudica unas funciones que no tienen por qué asumir, incrementan su ya excesiva carga de trabajo y les sitúa en un escenario que podría conllevar consecuencias incluso penales.

El marco actual supone en la práctica un empeoramiento claro y crítico de las condiciones del profesorado, del alumnado y del conjunto de la comunidad educativa. En la situación de pandemia, donde todavía nos encontramos inmersos, es esencial la reducción de ratios en los distintos niveles educativos, algo que otros territorios (véase la Comunidad Valenciana) sí que se ha aprobado para el próximo curso académico. A ello debe sumarse un aumento de contratación de profesorado para garantizar una adecuada atención al alumnado, además de regular el teletrabajo docente y sus medidas compensatorias, ante una potencial complicación del curso próximo en ese sentido.

La Administración Educativa de Aragón parece no querer ser consciente de la realidad en los centros educativos de la Comunidad, y no sólo ignora las demandas de los profesionales del sector sino que pone en riesgo al alumnado y familias. Por ello nos vemos abocados a un Estado de Alarma Educativa que se declara para conseguir que los procesos de enseñanza-aprendizaje se den en unas condiciones reales de seguridad y con la dotación de profesionales necesaria para ello.

Consideramos que se puede y se debe mejorar sustancialmente la propuesta del Departamento de Educación y que para ello es urgente que pongamos en marcha los mecanismos de negociación para hallar una respuesta viable e integral al reto de una vuelta a los centros segura y con garantías para todos y todas. Sin duda estamos todavía a tiempo de reconducir la situación. Para ello hace falta voluntad política. De no ser así, lamentablemente el Gobierno de Aragón deberá asumir las consecuencias que se deriven de las decisiones que está tomando en este momento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.